Registrarse

Translate / Tradúce a:

lunes, 15 de agosto de 2011

“Pragmatismo I: Eclecticismo, Integracionismo… e Integración”


I. Pragmatismos. El Pragmatismo, en principio, se considera una postura filosófica epistemológica que tiene larga data en su evolución de sus disquisiciones (también en la filosofía tradicional) como una teoría de la verdad basado en la utilidad explicativa de los hechos “con respecto a un teoría más o menos delimitada”. Sin embargo, este término ha sido burdamente acogido dentro de los espacios psicológicos redimensionado como una teoría de la verdad basada en la utilidad o eficacia de una determinada teoría pero también, en su mayoría, de una práctica como tecnología independientemente de su fundamento teórico.

Digo burdo por que, en origen de uso en campos de epistemología, lo pragmático era la utilización deuna teoría (ontología) más útil para explicaciones posteriores (metodología), sin embargo, en Psicología usamos el término como los “usos” de distintas teorías y/o técnicas (Eclecticismo) o el “uso” de una teoría que “integre” muchas o sus prácticas de ésta (Integracionismo).

Lo pragmático, para los psicólogos, de ser una teoría que más bien tiene que ser discutida por ser una concepción interesante ante sus bases tanto de filosofía analítica como de meta-paradigma científico, se convirtió en cuatro tipos de prácticas posmodernistas, a luz de las siguientes discusiones, inevitable en la disciplina del estudio de lo “psicológico”.

En primer lugar, delimitemos el concepto de Pragmatismo como se le entiende en Psicología (y quizá, lamentablemente, en otras disciplinas de conocimiento) utilizando las categorías d teoría y práctica por un lado, y Eclecticismo e Integracionismo por otro. La combinación de estos 4 conceptos nos es útilpara nuestro fin:

1. Eclecticismo teórico: El eclecticismo es la utilización “útil” de las distintas psicologías de forma que las consideremos autónomas e independientes respecto de sus diferentes autores de referencia (véase Ribes, 2005), en este caso, para la explicación teórica de los fenómenos que estemos estudiando y analizando. Por ejemplo, un educando o un psicólogo educativo para la explicación de un fenómeno de aprendizaje de una regla gramatical, utiliza la teoría del desarrollo piagetano al mismo tiempo de una explicación interactiva vigotskiana, a pesar que la segunda se presentó como una teoría que refutaba teórica y experimentalmente a la otra (Interaccionismo vs biologicismo). Esta forma explicativa es muy generalizada entre los psicólogos tanto teóricos como aplicativos ante una currícula eclécticamente generalizada en las universidades.

2- Eclecticismo práctico: Este tipo de eclecticismo se basa en la utilización de las prácticas o técnicas metodológicas (entendido como aplicaciones sistemáticas) de las distintas “psicologías”, independientemente del contexto hermenéutico de la explicación del fenómeno psicológico. Esto es, cuando un psicólogo de la gestalt (definido teóricamente) para ciertos fines terapéuticos, comienza con entablar la alianza terapéutica, utiliza la introspección, luego la imaginería racional y posteriormente puede culminar con regresionar al paciente a su estado fálico. Este tipo de prácticas es el más generalizado y encumbrándose cada vez más con las llamas terapias cognitivas-conductualescomo formas eclécticas de la utilización de las distintas técnicas venidas de la terapia conductista y la terapia cognitiva.

3. Integracionismo Teórico: El Integracionismo viene a ser el intento teórico de justificar el eclecticismo teórico y/o práctico con la pretensión basada en la modalidad de la utilización de las distintas psicologías (Ribes, op. cit.),  en este caso, de sus sistemas teóricos, bajo una teoría que los albergue. Esto es, no es inferir teóricamente de los distintos autores que han generado sus sistemas teóricos, sino de una sólo autor que haya problematizado un sistema teórico utilizando los distintos conceptos y lógicas de los primeros. EL criterio es distinto al eclecticismo que es el de la aplicabilidad, aquí hablamos de lógica y cogerencia (independientemente que sea teórica o práctica). No es posible algo llamado teoría integradora en psicología puesto que cada uno de ellas alberga un compromiso onto-epistémico inconmensurable de las otras (Ribes, op. cit.). Por lo que, si, en el caso del integrador teórico Theodore Millon, quien habla de refuerzo, de ideas irracionales, de cogniciones y de mecanismo de defensa, estos, por ser sacados de su contexto, no refieren a “lo mismo que referían de manera original”. En ultima instancia, todo tipo de Integracionismo es una estafa teórica, una falacia, por último, una nuevo compromiso onto-epistémico que utilice conceptos de otros compromisos, y no la integración de éstos.

4. Integracionismo Práctico: Este tipo de Integracionismo es la última justificación (i)lógica en psicología para justificar las prácticas eclécticas. Refiere a ese tipo de teorías que suponen la convergencia lógica de los distintos paradigmas en psicología para la utilización amplia, compleja y efectiva de diversas técnicas. De cierta forma, lo distinguimos del eclecticismo teórico puesto que es posible aplicar el test de Millon de la personalidad y, sin embargo, no saber nada de su teoría al respecto. Otra variante que es posible colocar en esta sección, es de aquellas panaceas terapéuticas con un relativo sistema teórico, en donde es posible la distinción de conceptos dispares tales como filtro cognitivo junto al concepto de inconsciente, además de otras técnicas disfrazadas conceptualmente como lo es elanclaje en PNL (Programación Neurolingüística).

Es posible, de acuerdo a esta clasificación, precisar algunas consideraciones al respecto:

a. Esta clasificación es un tipo de arbitrariedad para poder distinguir las distintas prácticas pragmáticas en Psicología bajo el criterio de la utilidad tecnológica por un lado, y la utilidad teórica por el otro. Sin embargo, su delimitación no quiere decir los psicólogos sigan sus prácticas al pie de la letra de esta clasificación.

b. Por ejemplo, la práctica de un psicólogo no hace posible definir estos límites puesto que cada una de estas sub-categorías, corresponden más o menos a prácticas institucionalizadas y costumbristas que no es posible escaparse de ellas por la convención la regula como tal.

c.  Prácticas como la Psicopatología que todo psicólogo llevará en su currícula universitaria, corresponde –a parte de la falta de delimitación del objeto de estudio psicológico- un tipo de integracionismo teórico (Millon) y de eclecticismo práctico (técnicas psicométricas y proyectivas como formas usuales de evaluación). Otro ejemplo significativo, es cuando los mismos profesores enseñan a sus alumnos a explicar un fenómeno psicológico en concreto (por ejemplo de agresividad), desde distintas posturas, visiones, paradigmas y/o autores dándoles a sus estudiantes una visión más amplia y completa de explicación. Práctica que el alumno acata como correcta (eclecticismo teórico). 

d. En conclusión, las prácticas reales en Psicología no se tratan de eclecticismos ni integracionismos, sino de eclecticismo de eclecticismos, eclecticismo de integracionismos, integracionismos de eclecticismos, e integracionismos de teorías integracionistas. La Psicología es una conveniencia de teorías ya convenidas, de pragmatismo de pragmatismos.



II.  Causas. Es difícil especificar las causas del Pragmatismo en Psicología, sin hacer un real esfuerzo histórico-pluri-paradigmático de la psicología; sin embargo, es posible enumerar algunas causas con base a distintos criterios lógicos, analíticos, epistemológicos, entre otros. Digamos así, como sustentar las “causas de las causas”, esto es, las causas del por qué sucedió, históricamente en la Psicología, esta peculiar forma de acabar mal sin haber empezado bien (quizás esa sea también una causa crítica, en efecto lo es).  Es posible enumerar las siguientes:

1. Las personas cotidianamente están hablando constantemente de las conductas, estamos siendo psicólogos de nuestra cotidianidad: En el lenguaje cotidiano de las personas, no nos disponemos a describir o explicar los constantes fenómenos físicos-químicos que suceden a nuestro alrededor, tampoco estamos describiendo lo que sucede permanentemente a nivel de nuestro organismo biológico o de los demás, es posible también precisar que poco nos importa los que hacen los grupos sociales en donde estamos sumergidos de manera diferenciada hasta quieta, en algunos casos. Cada vez que hablamos entre nosotros, utilizamos los conceptos psicológicos como el pensar, recordar, pensamiento, memorizar, atender, percibir, el lenguaje de las sensaciones, de las etiquetas o los rasgos psicológicos, de ciertas metáforas que aluden a comportamientos peculiares, algunos refranes, estamos constantemente hablándonos que hacer o que no hacer y el por que de ese hacer, estamos diciéndole a los demás lo que sentimos, queremos o queremos que haga, casi siempre tenemos expectativas de lo que harán los demás alrededor, cuando “charlamos” hablamos de lo que nos ha sucedido, de lo que ha sucedido a las otras personas y presentamos nuestro punto de vista particular sobre los hechos, etc. Esto significa, como eje principal de las prácticas pragmáticas, que para ser psicólogo es necesario solamente (¡y esto es complejo!) la experiencia práctica en la descripción, explicación, consejería, interpretación, tino, “tacto”, empatía, y argucia para establecer las relaciones del sujeto con su medio y como estas pueden regularse según un objetivo particular. Los administradores no estudian Psicología pero hacen selección de personal, aplican pruebas de selección, elaboran climas organizacionales, etc. Es posible comparar al psicólogo pragmático con cualquier terapeuta empírico de otra profesión (asistente social, abogado, enfermero, ingeniero) que haya llevado cursos de psicología clínica, forense, coaching, etc.). La psicología está relacionada con la experiencia aplicativa que es posible encontrarla (¡Aprenderla!) en la cotidianidad sin contar con profundidad  teórica, experimental e investigativa (a diferencia de otras disciplinas).

2. Para ser psicólogo y aplicar psicología, no necesitas como el médico, saber de un amplio bagaje de biología y su teoría en profundidad: Esto complementa lo escrito previamente. Consideremos a la Psicología como una ciencia básica con fines aplicativos en su propia disciplina, y  la biología como ciencia básica con fines aplicativos pero en Medicina. Notamos que un psicólogo aplicativo (clínico) puede titularse como tal, y hacer intervención clínica sin el mero conocimiento experimental, teórico e investigativo en profundidad para su aplicación, este puede limitarse al conocimiento de ciertas técnicas y el resto viene con la experiencia. En cambio el médico (general y más aún si es especializado), es necesario poseer un bagaje especializado en su campo, saber de las investigaciones que le brindarán seguridad en su prácticas, conocer de los distintos marcos u opiniones de autores acerca de un tema o problema, disponer de una seria de técnicas y estrategias de última tecnología y efectividad comprobada, entre otros. La convergencia en un solo nombre institucionalizado (¿una ilusión como falsa imagen o ilusión como esperanza?), y la divergencia de distintos nombres paradigmáticos hacen que “Psicología(s)” no se edifique sólidamente dentro de una comunidad científico en muto acuerdo y concordancia con sus prácticas. De lo contrario, históricamente ha perdido fuerzas en la búsqueda de un objeto de estudio científico y sistemático fruto de el posicionamiento de distintas visiones del mundo que han propiciado la hermenéutica a ultranza en su análisis y sustentación teórica (se verán en otro apartado).

3. A diferencia de otras ciencias, el cambio paradigmático en Psicología no ha acarreado un redimensionamiento de las prácticas y lógicas del paradigma que ha dejado de subsistir por el paradigma nuevo: En este caso, a pesar del cambio histórico pasando por el psicoanálisis, el conductismo y el cognoscitivismo, las diversas tecnologías han subsistido y de igual forma sus marco teóricos, algunos desfasados y contrastados por la investigación actual (Por ejemplo el Raven con el marco teórico de Spearman; otro caso es el Rorschach).  Sin embargo, es posible dar solución a esta duda, Ribes (1990) define la existencia de un paradigma normal (Kuhn, 1978) en psicología, a saber, del Conductismo Metodológico que basa en sus raíces, de que es posible sustentar un marco teórico en la medida de que yo justifique mis conceptos según mi propia metodología (operacionalizar los fenómenos psicológicos). Por otro lado, es posible identificar, fuera de la psicología, el paradigma vigente en la historia de la mitología (Montgomery, 2007) de la mente como el Dualismo mentalista que supone la existencia de los dos mundos en el individuo. Además, es posible aún más allá de aquello, agrupar todo esto en lo que puede denominarse, el meta-paradigma de la filosofía tradicional, así como también en la epistemología, este es la concepción pictórica y representacional de la realidad(Wittgenstein, 1999) como paradigma general del conocimiento tradicional y de toda la historia. Tanto el paradigma de la Psicología Interconductual (Kantor, 1978; Ribes y López, 1985), el paradigma conductual para la psicología, el paradigma monista de la ciencia, así el paradigma de los juegos de lenguaje y formas de vida (Wittgenstein, 1999) acarrean un redimensionamiento de las prácticas teóricas-prácticas de lo ya establecido, muchas veces, como especie de filtro teórico, otras como rechazo total de algunas prácticas, también es posible cierta hermenéutica desde el paradigma nuevos del anterior, además de investigación experimental  que acarrea el nuevo paradigma y forma de ver el fenómeno, por último, la disolución parcial y total de las inconsistencias lógicas (y eso acarrea los siguientes pasos como lo es la teoría, metodología, tecnología) presentadas en la teoría previa.

4. La ciencia básica es el quid de una ciencia sistemática, sin embargo, la experiencia aplicativa del terapeuta clínico por ejemplo, es su ciencia básica. Es posible hablar de efectividad y metodologías de las distintas psicologías además de la confusión conceptual entre ellas y en cada una de ellas.  Esto es, porque el psicólogo(s) especializado, en su mayoría, se rige no según su marco teórico, ni de investigación en su campo, sino de las experiencias que se nutre progresivamente en la utilización de las distintas prácticas antes mencionadas. La distinción entre ciencia básica (esto es el “Análisis” que propone la investigación experimental, tanto cuantitativa como cualitativa, de sus diseños y tipos de arreglo experimental para el estudio de variables, la búsqueda de sus causas y efectos sea intencionales o no intencionales, el aislamiento de ciertas variables para saber con certeza los hallazgos ( y no como se le cree comúnmente, que reduce el estudio de un fenómeno más complejo), entre otros como son los casos paradigmáticos de los pinzones de Darwin, las plantas de Mendel, las ratas de Skinner, etc.) y ciencia aplicada (esta es la “Síntesis” de los datos hallados en el análisis previo para la aplicación de estos conocimientos para la solución de los problemas, el conocimiento de lo desconocido, la creación de nuevas tecnologías, etc.) en Psicología, es posible afirmar que en su mayoría (esto es, en la mayoría de las Psicologías) está, y esto es especial en ella, teóricamente alejada de sus aplicaciones, y aplicativamente indiferente de sus teorías. Independientemente de la explicación de ello (de que si la ciencia básica no brinda análisis que rocen por lo menos los problemas sociales, o que la ciencia aplicada ha caído de manera muy imprudente y no justificada, en sus distintas prácticas mencionadas), la consecuencias que trae son el aura de confusión conocida por todos los estudiantes de Psicología que tras no poder con ella (encontrar alguna solución contundente), nos acostumbramos de manera inevitable en las distintas prácticas pragmáticas.

5. Sin embargo, a pesar de la inconmensurabilidad teórica de las psicologías, es posible hablar de cierta inconmensurabilidad parcial en el ámbito de la aplicación de los distintos acerca de lo psicológico. Esto es, que a diferencia de lo que se ha venido sustentando acerca de la neutralidad de cada psicología con respecto a los criterios de aplicación como si estas pudieran igualarse en la práctica, es posible identificar que de acuerdo a compromisos onto-epistémicos distintos, distintas teorías, distintas metodologías y distintos criterios de aplicación en la obviedad del caso del definir lo psicológico diferentemente. Los psicólogos autodenominados como humanistas buscan lograr en el individuo tales objetivos, el psicólogo psicoanalistas tales objetivos, los psicodinámicos tales objetivos, los conductistas diferentes objetivos, los cognitivos de igual forma, etc. A pesar que más o menos todos se envuelven dentro de una intervención directa o indirecta con lo establecido (lo digo de esta forma puesto que es un debate además de un problema la falta de delimitación de objeto de estudio psicológico y esto, falta de delimitación del campo de intervención disciplinaria. Esto puede observarse en el intrusionismo del psicólogo en las distintas especialidades con referencia a particulares disciplinas), es posible afirmar que cada uno de ellos, hacen cosas diferentes. Entonces, se crea el mito de que el hacer diferente de estos presume un hacer reductivo con referencia al hacer adicional del otro. Independientemente que no sea posible, por tanto, establecer comparaciones sobre la efectividad de las distintas intervenciones delimitadas más o menos de acuerdo a un enfoque (aunque el término no sea el apropiado), es posible identificar a la modificación conductual de acuerdo al criterio de relación sujeto-sociedad, como el criterio deseado socialmente (justamente por la relación del usuario con su sociedad y la identificación de sus contingencias problema), y de esto se han desarrollado diversos estudios meta-analíticos en donde se ha probado la efectividad de las intervenciones conductuales, cognitivo-conductuales (a mi apreciación, un enfoque mentalista con técnicas conductistas y cognitivas), y sistémicas. Ante esto es posible, sin conjeturar, que una buena y cada vez mayor comunidad de psicólogos opta por las intervenciones que impliquen los agregados, el eclecticismo, una mayor efectividad en tanto más técnicas y metodología posea; por lo que las posturas cognitivo-conductuales y sistémicas, además de que aquellas prácticas que se sustentan diversas técnicas se han vuelto la moda con respecto al gusto e interés del psicólogo de pregrado hasta el profesional  con múltiples logros.

6. En la medida de que nos alejemos (nosotros los interconductistas) de la tecnología para definir la ontología y su pertinencia de fundamentación, podemos quedarnos en las prácticas pero de laboratorio (no de aplicación directa), un tiempo considerable y suficiente para distinguirnos como una teoría, aunque sistemática y ambiciosa, estéril con respecto a la demanda social e inmediata (por ahora): Retomando el tema de la ciencia básica (vs.) y ciencia aplicada, y enfocándome especialmente en el caso del Conductismo, con énfasis en el Interconductismo, la propuesta generalizada de una psicología científica y sistemática con un objeto de estudio delimitado, que no quepan reduccionismos o expansionismos, esto es, la sustentación de un compromiso onto-epistémico lógico y coherente, se supone, que su contraste para identificar su pertinencia teórica o no, además del “descubrimiento” de nuevos datos o generación de los nuevos conocimientos (de La Teoría de la Conducta, por ejemplo), se dan en la ciencia básica entendida como las distintas situaciones de investigación experimental, con los adecuados criterios de rigurosidad, control para el cumplimiento de los distintos objetivos delimitados por el “científico” (porque en la actualidad, estrictamente, se le hace llamar “científico” aquellos que hacen ciencia básica, y “tecnólogos” quienes hace ciencia aplicada) para una posterior síntesis de estos en la aplicación sobre la realidad natural. No obstante, en los otros casos, se supone que el contraste teórico (sea lo que sea denominado  como teoría) se da en la práctica directa con los usuarios (he aquí el interés en quienes quieren de frente aplicar las técnicas aprendidas, obtener beneficios económicos inmediatos, “ser psicólogos profesionales”, “ayudar a las personas”, etc.). Será otro debate en otra nota, las diferencias sustanciales entre las propiedades del conocimiento básico (unicidad, espectro genérico, concepción del tiempo y espacio psicológico como presente continuo, etc.) y el conocimiento aplicado (no unicidad, espectro específico, tiempo y espacio en pasado, presente y futuro, causalidad, etc.) en Psicología, sin embargo, eso no quita que es posible hablar sobre un lenguaje interfase entre ellos que implique el puente entre el lenguaje especializado o teórico (además de los hallazgos experimentales) y el lenguaje ordinario de los usuarios en los distintos ámbitos funcionales de psicólogo profesional. Sin embargo, no ha sido necesario ni suficiente esta aclaración con respecto a la distinción de lenguaje ordinario, de interfase y especializado, justamente porque en la mayoría de intervenciones no les es necesario ni suficiente el lenguaje interfase adicionalasí como el lenguaje técnico o especializado. Se convierte en una especie de trabajo adicional (y para muchos, innecesario), la profundización en un enfoque con el aprendizaje de un nuevo lenguaje que implique la lectura de lógica, epistemología y filosofía, además del contraste experimental, cuando sea necesario, como forma estricta de la confiabilidad y la validez del la teoría, los hallazgos, los datos y las metodologías de aplicación: Virtudes de un interconductista propiamente dicho.

7. Como toda ciencia, la formulación o la lucha por la formulación sistemática de una teoría científica, la hace compleja y poco accesible a la mayoría. Lo contrario, lo fácil, lo simplista e inmediato, se convierte en la práctica escogida por la mayoría, una mayoría con un sílabo casi siempre cargado de eclecticismo y pragmatismo como la lectura de diversas teorías y técnicas derivadas de todas las teorías posibles; una mayoría en la cual es menester las prácticas pre-profesionales, de acuerdo a estos sílabos, luego de la mitad de la carrera universitaria; una mayoría a la que se le exige muchas veces determinados tipos de intervención terapéutica y obviamente, métodos de análisis y evaluación específicos pero eclécticos a su vez; una mayoría presionada por su sociedad a encontrar las formas más rápidas y posibles de efectividad en el campo laboral; una mayoría en una carrera tanto de velocidad como de resistencia en la elaboración de grados y títulos, trabajos y cachuelos, relaciones y contactos, todo esto sólo con base en el eclecticismo institucionalizado; una mayoría que está sujeto a su plan curricular y más que todo, a profesores de diversos enfoques o modas psicológicas los cuales jalancada uno por su lado, no tanto el aprendizaje de un curso u objetivo particular sino del propio enfoque; una mayoría que está sujeto de cierta forma a relacionarse de manera obligatoria y académica con otros colegas de otros enfoques u otro profesores de otros enfoques en lo que se refiere a cierto proyecto, investigación, evento, trabajo, etc.; una mayoría, en conclusión, en un ámbito asfixiante de eclecticismo inevitable e institucionalizado donde adaptarse parece ser el único y mejor camino.

8. El criterio de integración paradigmática podría unificar fuerzas teóricas más no la Psicología como tal (entendida como todos los psicólogos que nos encontramos y salimos identificados de dicha manera). Aparte de una teoría integradora-sistemática (y no integracionista), también es necesario una teoría integradora-mayoritaria. Esto se resume así, el proyecto que se presentará a continuación como análisis esclarecedor para la búsqueda de la solución a la Psicología (problemas que se han presentado en la “nota de Personalidad”), no ha sido el adecuado que se ha tenido de costumbre. El proyecto integracionista se ha desarrollado desde mucho antes que hayamos podido hablar de Psicología, y hasta ahora, no ha podido ni suplir algunas consideraciones en torno a algunas deficiencias lógicas ni de claridad conceptual en ella. Sencillamente, porque el Integracionismo, como se mencionó anteriormente, comete el craso error de suponer a las psicologías como partes de un cuerpo cuando estos son cuerpos completos (un análisis extensivo se desarrollará en otra nota). No es posible hablar de eclecticismo ni de Integracionismo a pesar de que es posible referirnos a ciertas prácticas, sin embargo, éstas mismas no refieren a integraciones de las lógicas ni de coherencia teórica. No es lógico; es posible sólo referir al “eclecticismo práctico” como una forma posible y quizás la única forma en que el Pragmatismo se manifiesta. Es por ello que la Integración, como aquella propuesta teórica que signifique un sistema básico y coherente para cualquier implicancia en la dimensión psicológica de cualquier ámbito, se vuelve la propuesta coherente y esperada para la Psicología científico, mas no en el Pragmatismo, que a diferencia del primero, significa teorías que aparentemente sólo han sido desarrolladas con respecto a un ámbito de aplicación para la demanda social, es por ello mismo que se opta por el Integracionismo (es claro la confusión, el deseo por tener una teoría única, que es positivo a mi parecer, ha sido desarrollada equívocamente en la conveniencia de todas las prácticas habidas, cuando lo que se necesita es una sola teoría suficiente para dicho propósito, a saber, la integración de la comunidad psicológica en general).

9. El criterio de la hegemonía psicológica en estos tiempos (y al parecer en todos los tiempos bajo el mito de la psicología como una ciencia aplicada y no básica, o por lo menos, desviado de la atención de la profundidad teórica y la investigación experimental),… es la eficacia tecnológica: Continuando con el punto anterior, una cosa es la integración conductual como propuesta más o menos sonada en el ámbito de la Psicología científica, y otra es lograr la integración de la psicología como proyecto de paradigma consensuado en un objeto de estudio, denominado ciencia normal. Es evidente (eso espero y no espero a veces, por motivos “evidentes”) que cada psicólogo quiere tal propósito de acuerdo a sus anteojos -y antojos- particulares, sin embargo, es posible dentro de los espacios en donde me ubico, que el programa conductual se perfila en el rubro de la lucha constante y permanente de una psicología científica y respetada, a luz de cualquier disciplina y de la sociedad. Es obvio determinar que las otras psicologías se postulan como intentos no-científicos, hermenéuticos, hasta anti-científicos como lo son el Existencialismo y la Fenomenología. Considero como falta de tino, estas posturas sin esta característica esencial (el “Proyecto de la Ciencia Psicológica”) en donde muchas veces no se le distingue al psicólogo del filósofo, al psicólogo de cierto pseudo-sociólogo, al psicólogo de cualquier profesional en ingeniería, o derecho (con el advenimiento de los cursos de las terapias eclécticas usualmente humanistas y psicodinámicas, sistémicas, etc.), o peor aún, del psicólogo de la persona común en su contexto de cotidianidad (sí, cuando se realizan prejuicios, específicamente). Por lo que el proyecto conductista es el proyecto científico y futura directriz para cualquier práctica psicológica (otras aparentes convergencias con posturas inconmensurables y lazos de sistematicidad como lo es la psicopatología, y la neuropsicología, son obviamente aceptables pero solamente desde un marco de claridad lógica y estricta actitud anti-reduccionista y anti-instrusionista con respecto a dichas prácticas, sea en el contexto multidisciplinario como en la interdisciplinario... esto es, en primer lugar, el cambio del cómo nos referimos a estas actividades: "psico" - "patología", "neuro" - "psicología").



 III.  Integración (Incompleto).

Como propuesta paradigmática alternativa al Pragmatismo (eclecticismo y al integracionismo), presentamos a la Integración, o mejor dicho, la propuesta, el proyecto  y la esperanza de la teoría integradora (y no integracionista).


REFERENCIAS

Montgomery, W. (2007) Psicología conductista y filosofía analítica: ¿una alianza conveniente para el siglo XXI? Revista IIPSI. UNMSM. Vol. 10, N. 2, pp. 145-156.

Ribes, E., y López, F. (1985) Teoría de la conducta: un análisis de campo y paramétrico. México: Trillas.

Ribes, E (1990) Psicología general. México: Trillas.

Ribes, E. (2000). Las psicologías y la definición de sus objetos de conocimiento. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, 26, 365–382.  

Kantor, J. R. (1978) La psicología Interconductual: un ejemplo de construcción científica sistemática.México: Trillas.

Khun, T. (1978) Estructura de las revoluciones científicas. México: Fondo de Cultura Económica.

Wittgenstein, L (1999) Investigaciones filosóficas. Barcelona: Ediciones Altaya


La Psicología no es una ferretería en la cual es posible usar tal y cual para fines de demanda práctica... es un Santuario Histórico de la lucha constante de los psicólogos para integrarse en una teoría y en una comunidad... REFLEXIONA sobre ello...

3 comentarios:

  1. DEFINICION DEL INTEGRACIONISMO ARTISTICO

    El INTEGRACIONISMO, es un estilo de arte sincrético creado por Fernando Rodríguez Rojas en el cual el artista fusiona pictóricamente una diversidad de culturas con un cumulo de estilos tomados a través de un reciclaje seleccionador de otras tendencias artísticas (cubismo, abstraccionismo, constructivismo, figurativismo, realismo, surrealismo y hasta una especie de collage, etc.) utilizando un mecanismo de concatenación, entrelaza cada una de las figuras representativas de la composición otorgando la sensación de collage a la primera mirada y creando magistralmente varias lecturas en su interior, resultando un estilo particular o propio y obteniendo con este método una autentica obra de arte contemporánea.
    El ejemplo mas acertado de este Integracionismo sincrético es la expresión vallenata a través de la interpretación musical, que toma un instrumento europeo (acordeón), le agrega un tambor africano (caja) y la guacharaca de millo, instrumento autóctono de nuestros indígenas para que los juglares a través de su canto narren historias y expresen sus sentimientos.
    En la obra SINCRETISMO VALLENATO Fernando Rodríguez Rojas plasma pictóricamente y de manera magistral esta definición.
    Cada obra representa una narrativa histórica sobre cada uno de los referentes que lo inspiran y que simbólicamente están inmersos en la composición de su trabajo a través de su paleta.
    Renuncia a la originalidad de la realidad cultural que lo circunda y toma solamente lo esencial a manera de hipertexto y va enlazando intuitivamente cada uno de sus personajes y su caracterización al igual que se tejen los pensamientos en la cabeza de cada quien, para darle forma a su obra.
    Su trabajo pictórico interconectado en una forma compleja, no puede ser perceptible a la primera mirada, debido a que la perspectiva de los elementos incluidos, es diferente para cada uno de ellos creando variaciones visuales por la simultaneidad y el color cambiante de estos y los focos de donde se originan, que son características propias del collage.
    A diferencia de otras obras artísticas, en las cuales la lectura se da en forma secuencial de principio a fin, en este trabajo la lectura puede hacerse en forma no lineal y los observadores no tienen la obligación de seguir una secuencia establecida, sino que pueden moverse libremente saltando de una figura a la próxima en forma casi instantánea y definir intuitivamente el contenido de la misma por asociación, siguiendo el interés de búsqueda de un termino o concepto.
    La obra es contemporánea y sincrónica por si sola, ya que en ella se visualizan estos términos que van de la mano por la forma en que se ejecuta la composición pictórica de su contenido.
    Esta es quizá, una manera de trasgredir lo establecido, porque a través del arte el artista puede decir lo que no se ha dicho y no repetir como fotocopiadora.

    Si desean conocer mas sobre este trabajo artístico, pueden visitar estos sitios:
    www.artistasdelatierra.com/artistas/FERNANDO
    http://en.artscad.com/@/FernandoRodriguezRojas
    http://fernandorodriguezrojas.mex.tl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario esta fuera de lugar FERNANDO RODRIGUEZ ROJAS o.O

      Eliminar